domingo, 23 de mayo de 2010

Lazos




LAZOS : My first exhibition! : Buenos Aires 20th May 2010

I am delighted, thrilled and so, so happy to write that my first exhibition was inaugurated on May 20th here in Buenos Aires at the Residence of the British Embassy.  The framework was the Bicentenary of the "Revolución de Mayo" which occurred on the 25th May 1810.  Argentina is celebrating 200 years since the first steps were taken by a group of men towards the formation of the nation´s constitution and independence.

This exhibition of portraits is an autobiographical body of work.

The concept behind the exhibition is the history of the people that I photographed.  All with a similar story which binds them both as a community as well as a group of people who, through their family history, link Argentina with Great Britain.

My grandmother, who is 101, is amongst those photographed.  Since childhood I have lived a rich tapestry of cultural contrasts involving my family in Argentina and Uruguay as well as my family in Scotland.  Through photographing these contemporaries of my grandmother and hearing their stories a connection was created over and over again, helping to punctuate my own upbringing.

The exhibition of work would not have been complete without Andrés´commentaries.  Each portrait is embellished with a short history explaining that person´s history.  Andrés and I visited the ladies and gentlemen on several occasions and they told us their fascinating memories.  Andrés transcribed them into the words you see here.

He also wrote the poem "Lazos" especially for the exhibition.  It encapsulates the concept perfectly.

Heartfelt thanks to all who helped make the exhibition possible.




Amalia Catalina Fogg

Fray Bentos Río Negro, Uruguay 
North Shields, Inglaterra

A principios del siglo XX, la pujante industria frigorífica rioplatense cobijó los sueños de numerosas familias; los Black y los Fogg se afincaron alternadamente en Montevideo y Fray Bentos (Uruguay) y Campana y Gualeguaychú (Argentina).

En el año 1896, su padre se desempeñó en la compañía Mihanovich como ingeniero naval. Pero en 1916, junto a un colega fue convocado por la empresa Liebeg, instalada en Fray Bentos, para participar de la construcción de la primera planta de refrigeración para el frigorífico.

Una historia singular en la vida de Amalia lo tiene a Jorge Luis Borges como protagonista. A los 14 años, sus padres decidieron enviarla como pupila al Convento de la Asunción en Richmond. A bordo del Highland Rover, timoneado por el Capitán Graves, pudieron trabar amistad en cubierta, ya que el escritor necesitaba practicar su inglés y encontró en ella a una docente bien predispuesta. Como agradecimiento, recibió una copia especial del libro de poesías Fervor de Buenos Aires. 

A sus 101 años, es considerada la decana de las residentes de la Sociedad de Benevolencia Británica-Estadounidense (British and American Benevolent Society).




Maureen Jermaine Perren de Glibbery

San Rafael, Mendoza
&
Surrey, Londres

Intentando sortear las penurias económicas que sufría su familia en las afueras de Londres a principios del siglo XX, Alfred Perren, padre de Maureen, vino al Río de la Plata a los 23 años.

Ella lo recuerda como “muy inglés”, con un amor profundo por la Argentina. Se inició como contador en la filial mendocina de San Rafael del Banco de Londres y Sudamérica.

Ni bien estalló la Primera Guerra, se alistó en el Cuerpo Aéreo Real (Royal Flying Corps) que luego devino en la Fuera Aérea Real (Royal Air Force). Fue piloto, luego oficial e instructor de vuelo.

Terminados los combates, Alfred fue destinado al King Edward´s Horse Regiment de Irlanda, por sus habilidades como jinete. En este país conoció a Hilda Boyd, casándose en Inglaterra para volver a Mendoza, donde nace Maureen.

Al llegar a Cuyo, vieron que una finca de su propiedad había sido prácticamente abandonada, lo que los obligó a probar suerte en Buenos Aires, donde su padre ingresó en un banco estadounidense.
Atraídos por la fama del Quilmes High School, se instalaron en dicha ciudad. Maureen ama los deportes, especialmente la natación, y jugó al tenis en Vicente López. Se casó con Leonel Gliberry, un argentino hijo de ingleses que transformó un hobby, el armado de radios combinadas, en su profesión. Vivieron mayormente en Martínez y tuvieron tres hijos, dos permanecen en la Argentina y una se radicó en Wokingham, Inglaterra.


Margaret Craig Forbes

Abbot – Monte, Provincia de Buenos Aires

&

Berwick-upon-Tweed, Escocia



Uniendo en su derrotero distancias aparentemente desencontradas, como Stirling, Nueva Guinea o Melbourne, los Craig trabajaronpara Estancias y Colonias Walker, que en ese entonces contaba con doce tambos radicados en Abbot y proveían leche a la  tradicional empresa La Martona.


Los veintidós sobrinos nietos argentinos de Margaret, siguen uniendo otras distancias aparentemente desencontradas, como Temperley, Tucumán y Venado Tuerto.


         Carlos Eduardo Biet

Comodoro Rivadavia
&
Southampton

Félix Octavio Biet tenía muy buen ojo. Era joyero en  Southampton y sentía la corazonada de que el Río de la Plata sería un mejor destino para sus tres hijos. Uno de ellos, Félix José, nació en Madrid y es el padre de Carlos, residente de BABS.

Cuando Félix llegó a Buenos Aires se incorporó como segundo mayordomo en una estancia de Ameghino, provincia de Buenos Aires, de la familia irlandesa Duggan. Esta actividad la desarrolló por siempre, jubilándose como administrador rural de una estancia en Juan M. Gutiérrez, de Lord Davidson.

Años antes, Félix conoce en Salto a Francis Hyland, argentina de origen irlandés que había regresado de cursar estudios secundarios en Londres. Se casaron en 1923 y, como regalo, la familia Duggan lo nombró administrador de la Estancia Los Leones, en Suipacha.

Tuvieron cinco hijos, uno de ellos Carlos. Los tres varones   iniciaron el secundario en el Buenos Aires English School y lo concluyeron en Mercedes, provincia de Buenos Aires.

A partir de ese entonces, Carlos trabajó en Pan American Airways como asistente de a bordo, en el Banco de Londres y en la compañía Swift hasta ingresar, en 1960, en Panamerican Oil Company en Comodoro Rivadavia, cuando apenas había 50.000 habitantes. Siguiendo los destinos de la empresa se trasladaron a Neuquén y luego a Buenos Aires.

Carlos nunca visitó el Reino Unido. Sí España, la tierra de Doña Rómula, su abuela paterna de quien heredó su pícara sangre sevillana. Carlos se casó, tuvo cuatro hijos y once nietos.